• Creimerman Product Team

La más exitosa formación de una Compañía Extranjera en México


México constituye hoy en día uno de los países, por excelencia, con un potencial de crecimiento enorme dado el ambiente económico sólido en el que se encuentre envuelto, caracterizado por la estabilidad de la inflación, las reservas internacionales elevadas y el creciente mercado exportador de manufacturas.


Ejemplo claro de ello, es la proyección de la firma Accenture, quien indica que para el 2025 México será la economía número 6 a nivel a global. Además, Goldman Sachs proyecta, para el 2050, que México será la quita economía más grande del mundo por el valor de su Producto Interno Bruto (PIB), solo detrás de China, Estados Unidos, India y Brasil; por su parte, HSBC estima que también en 2050 será la octava economía global.


No debemos dejar pasar de lado que este país posee una de las economías más abiertas del mundo, teniendo acceso privilegiado a 45 naciones como consecuencia de su amplia cantidad de tratados internacionales.


Está integrado a Norteamérica y, por ello, forma parte de la Región del TLCAN que es la zona de libre comercio más extensa del mundo, donde se genera una cuarta parte del PIB mundial aproximadamente.


A aquella ventaja, se les agrega, por un lado, el aporte del capital humano altamente capacitado y, por el otro lado, los sectores productivos y competitivos, tales como, el automotriz y de autopartes, el aeroespacial, el sector agroalimentario, electrónico-electrodomésticos, dispositivos médicos, sector energético, industrias creativas, minería, turismo médico, turismo y servicios financieros.


Lo expuesto indica, evidentemente, que México es un país en vías de convertirse en una potencia de calidad mundial, y por lo tanto, es un destino muy atractivo para la inversión.

Para comenzar a invertir, recomendamos la creación una empresa, teniendo como ventajas, la posibilidad de calificar como sujeto de crédito, de emitir comprobantes fiscales, y relacionarse sin restricciones con otras compañías y clientes.


En la actualidad son 7 (siete) las formas jurídicas de las sociedades mercantiles en México y, para crear una empresa, deberás decidir cuál de todas es la que más se ajusta a tus intereses, prefiriéndose obtener un asesoramiento que contemple sus necesidades en absoluto.


1. Sociedad en Comandita Simple

2. Sociedad en Comandita por Acciones

3. Sociedad de Responsabilidad Limitada

4. Sociedad Anónima

5. Sociedad Cooperativa

6. Sociedad en Nombre Colectivo

7. Sociedad por Acciones Simplificada


Luego, como primer paso antes de comenzar la actividad, debes tener definido si actuarás como una persona física o una persona moral, teniendo en cuenta si trabajarás por tu propia cuenta o asociado a otras personas.


Si estás emprendiendo tú solo tu negocio es recomendable que lo hagas como persona física. Así evitaras entro otros, los trámites burocráticos y costos de constituir una empresa, además de que serás el único representante legal y dueño de la empresa.


En el caso que decidas emprender con varios socios, sólo tendrás la posibilidad de realizarlo como persona moral, debiendo presentar contabilidad al SAT mensualmente, y ajustándote a dos posibles regímenes fiscales, es decir, del régimen general y con fines no lucrativos.

Con esta última opción, se necesita:


1. Un permiso de constitución de empresa, trámite que ha de realizarse ante la Secretaría de Relaciones Exteriores. Allí se propondrá el nombre, de al menos 5 (cinco) personas para optar a la aprobación de la sociedad. Puede ser un escrito suministrado por la SRE, donde se indica la información correspondiente a la empresa y el régimen jurídico solicitado.


2. El Acta Constitutiva ante notario una vez que dispongas del Permiso de Constitución de Empresa y el visto bueno de la por la SRE. Esta acta incluirá los aspectos fundamentales de la empresa: Tipo, razón social, cargos, accionistas, entre otros.