• Creimerman Product Team

Colombia está decidida a liderar la industria de las energías renovables, y probablemente lo hará


"Si algo es lo suficientemente importante, incluso si las probabilidades están en tu contra, debes hacerlo". Elon Musk lo dijo por primera vez y Colombia lo ha abrazado. O al menos esa podría haber sido una gran respuesta de su gobierno cuando sus objetivos de energía limpia fueron criticados por ser demasiado ambiciosos.


Colombia ya se encuentra en el ranking Energy Transition Index 2019 del Foro Económico Mundial, como la tercera economía más grande de Sudamérica en capacidad de suministrar energía de manera accesible y ambientalmente sustentable.


Pero eso no es suficiente para su presidente, Iván Duque Márquez, quien está decidido a “(…) lograr un 10% de generación a partir de energías renovables no convencionales, para llegar al 20% en la próxima década para finalmente convertirse en un país carbono neutral en 2050 ( …) "; Y de esa forma ha anunciado el plan para:


  • Pasar de 50 megavatios de capacidad instalada a más de 2200 megavatios para 2022 en fuentes de energía renovable no convencionales.


Esto representa inversiones de entre US $ 1.500 millones y US $ 2.500 millones y una reducción de aproximadamente tres millones de toneladas de CO2, ¡equivalente a plantar 6 millones de árboles!


  • Plantar 180 millones de árboles para combatir la deforestación.


  • Promover la economía circular, la producción y el comercio sostenibles.


Pero no se trata solo de metas y planes. Es un trabajo en progreso.


En tan solo 27 meses ha multiplicado por 5 la capacidad instalada de energía renovable en el país, ha reabierto una nueva planta solar, actualmente está en marcha el desarrollo de 14 grandes proyectos eólicos y solares, y su plan de recuperación económica COVID-19 - Compromiso a Colombia: tiene 25 de los 32 proyectos dedicados a las energías renovables.


Sin embargo, sé lo que está pensando ... ¿cómo son estas políticas una oportunidad de inversión?


Y la respuesta es que per se, no lo son. Pero vienen con una serie de otras políticas que sí lo son.


Por ejemplo, este año el gobierno ha estado emitiendo bonos verdes desde 2017 y continuará haciéndolo este año - $ 575 millones de estos pagarés en subastas mensuales en la segunda mitad del año, para ser precisos - financiando así planes para la generación de energías renovables, flotas de vehículos de bajo consumo y proyectos que ayuden a combatir la deforestación.



Además, ya existen toneladas de regulaciones que buscan atraer inversión extranjera directa en la industria. Ley 1715, que ofrece incentivos como la deducción adicional de ingresos de hasta el 50% del valor de las inversiones en energías renovables o limpias, aplicable en un plazo de 15 años, la exclusión del IVA para la compra de bienes y servicios, exención del pago de derechos de importación de maquinaria y equipo y el otorgamiento de depreciación acelerada de activos; a la Ley 2069, que promueve la creación de nuevas empresas a través de 5 medidas: tarifas diferenciadas y simplificación - para asegurar una reducción de tarifas y medidas que faciliten el establecimiento y funcionamiento de empresas; mejor acceso al mercado de contratación pública; mejores condiciones para que los empresarios accedan a los instrumentos financieros; y una actualización del marco regulatorio en torno a la institucionalidad del emprendimiento.


La siguiente pregunta es: ¿realmente funcionan?


Han permitido que Colombia albergue 41 nuevos proyectos de inversión para el desarrollo energético de 19 países diferentes que invirtieron US $ 5 mil millones en los últimos dos años.